domingo, 16 de mayo de 2010

La Riqueza de Eugenio María de Hostos y la Pobreza Dominicana


HOSTOS CON SUS ESTUDIANTES


HOSTOS A LOS 63 AÑOS






NOTIHISTORIADOMINICANA


Por:
Francisco M. Berroa Ubiera

El educador puertorriqueño don Eugenio María de Hostos murió entre nosotros en la más absoluta pobreza. Ni siquiera tenía dónde vivir, y el día 24 de abril de 1903, salió temprano a caminar por la ciudad para buscar una casa de alquiler.

En esa búsqueda recorrió algunas calles de la ciudad de Santo Domingo, y luego escribió estas líneas:
Ayer, yendo en busca de casa de alquiler, recorrí algunas calles de la ciudad. Me dejaron la impresión de lugares desolados: poca gente transitando; muchas de ellas con armas en las manos, y algunas miradas torvas.”
“Que eso suceda entre gentes sin cultura, armada para satisfacer hambres y pasiones, nada extraño; pero que yo mismo, poco después, conversando con un casi extraño, pudiera mostrarme tan apasionado, aunque era pasión de bien descargándose igualmente sobre todos, eso sí que es extraño
.”(Diario, P. 394)

El maestro reflexiona y escribe:

“Pero vistas de cerca las causas de las miradas torvas de los incultos y la causa del sañudo apasionamiento de los apasionados del bien, tan naturales son las unas como las otras causas. Es que en un tal medio social, actúa con tal fuerza la sensibilidad orgánica, u obsta a la sensibilidad psíquica una tal fuerza de presión social, que los unos, la inmensa mayoría, exhalan neurosidad y los otros, los poquísimos, tienen que redoblar con esfuerzos nerviosos la fuerza de razón y de conciencia que se gasta y se desgasta contra la pasividad que tienen para el bien las multitudes obsesionadas por la tradición de odios y sangre”. (Diario, PP. 394-395)
“Yo mismo, que no he hecho en este pobre país otros esfuerzos que los indispensables para vencer la apatía de las gentes e inducirlas a combatir contra la ignorancia, yo mismo me siento rodeado de animosidades. A poco de regresar descontento de la calle, una de las madres de antiguos normalistas me mando a decir que me fuera cuanto antes para Cuba. El porqué de aquella urgente recomendación era que había oído decir a individuos cualesquiera que pasaban por delante de la Escuela Normal, en donde he tenido que acogerme [a vivir con su familia]: “Deberían obligarlo a salir de ahí”
.(Diario, P. 395)

Otro día el maestro se quejaba de la indolencia de los gobiernos para pagarle sueldos atrasados, diciendo:
“Esa causa de natural y aun urgente resolución para un padre de familia es la negligencia que todas las administraciones muestran en pagarme: la de Jimenes quedo debiéndome tres o cuatro mensualidades; la de Vásquez, dos o tres, después de haberme rebajado en un treinta y tantos por ciento un sueldo que era de ley. Esta [Woss y Gil] comienza por rebajarme en treinta por ciento el ya rebajado sueldo, y por no pagarme ni un solo día de los ya pasados desde el donoso decreto en que se somete a ración o pago diario el sueldo de los civiles, como el de los militares.”

De Hostos se refiere luego a las promesas que personalmente le hizo Woss y Gil para resolver el problema de su salario, y al intercambio epistolar que sostuvieron, en donde el maestro llegó a decirle al presidente que: “Aquí hay gentes que opondrán cualquier cosa, y de cualquier modo a mis deseos de reforma.” Y luego dijo: “En resumidas cuentas, nunca se llega a cuentas con estos políticos. El presidente de hoy hará lo que el de ayer y lo que el de antes de ayer.

El 16 de mayo de 1903 visitA al Ministro Enrique Henríquez para que se hiciera cargo de sus créditos en contra del estado a cambio de una suma que le alcanzara para viajar a Cuba. Este le dijo con palabras y números que era imposible.

Más adelante Hostos diría:


Yerba es lo que necesitan nuestros pueblos”, los de nuestro origen en América.
Y luego agrega:

“No yerba en forma de colonización y de educación”, como allí dije: lo que necesitan nuestros pueblos, además de colonización para darles ejemplo de trabajo y orden, y además de educación, para iluminarles la conciencia, es don de gentes para esclarecer el que ellos tienen, y ciencia de buen gobierno para poner a producir riqueza moral en esta almas sociales, que, al fin y al cabo, son como estos suelos nacionales: todo riqueza en bruto.”


El 1ro de junio llega el día de las elecciones y don Eugenio escribe:

“El sábado por la noche fue primer día de la diversión electoral. Comenzaron los comités electorales a funcionar, y entre cohetes, comparas, música para el acompañamiento y discursazos se dio principio a la repetición de la comedia que se ha estado representando en el país desde que él es él.

Otro día se quejaba del dolor que sentía en las piernas y en las ingles, por la gran distancia que tenía que caminar, algunas veces bajo copiosa lluvia y transitando por caminos polvorientos o enlodados. Desde una estancia en las proximidades de Güibia debía caminar cuatro veces el mismo trayecto: dos en la mañana y dos en la tarde, para ir y regresar de la casa a la escuela.

Se alegraba viendo volar las mariposas multicolores y respirando aire puro de la campiña o los olores salitres que le llegan del mar.

La vida se le iba trabajando y amando este pueblo dominicano.


Los sacrificios no le importaban, y escribía en su intimidad:

Dice haberle comunicado a un hijo de Enrique Henríquez que persistía en su idea de abandonar el país porque: “1. En que es inútil mi permanencia en un país a donde sólo me trajo la esperanza de hacerle el bien que yo compendio en la idea de la colonización y la educación; 2. A la guerra abierta o solapada que me han hecho algunos de los llamados notables del país; 3. En el sitio por hambre a que me han reducido.” (Diario, P. 400)

Aquí lo tenemos enterrado y olvidado en sus ideas. El se quiso marchar y no lo dejamos.
Poco antes de morir entre nosotros hizo este soliloquio:


…Al fin y al cabo, dice razón la voz que de continuo razona en mi conciencia la necesidad de alejarme de un país en donde ya no se sirve para el bien."

“La creciente convicción de la imposibilidad de hacer ninguno de los bienes que yo quería para este pobre querido país, me patentiza la necesidad de arrancarme de él; pero lo quiero tanto, y me he arraigado tanto en él la costumbre de vivir en su oscuridad, que me va a costar trabajo arrancarme de él. Por eso, y porque conviene que mi pobre familia salga de este medio, aunque sin mí, hasta a proyectar he llegado el modo de quedarme a trabajar aquí para que ella pueda vivir en otra parte
.” (Diario, P. 402)

El 6 de agosto de 1903 escribió en su diario por última vez. Falleció pocos días después en Santo Domingo, hastiado y cansado, el 11 de agosto de 1903.

No hay comentarios: