lunes, 25 de febrero de 2013

GENERAL MATIAS RAMÓN MELLA, APUNTES BIOGRÁFICOS


Por: Francisco M. Berroa Ubiera
Historiador

Matías Ramón Mella (nació en Santo Domingo en 25 de febrero de 1816 y murió en Santiago el 4 de junio de 1864), hijo de don Antonio Mella Álvarez y de Francisca Castillo Álvarez; desempeñando la función de Preposé de la común de San Cristóbal casó con María Josefa de Brea en 31 de agosto de 1836.  Se le conoció vinculado a la producción de maderas y al negocio del ramo.  Miembro fundador de la Sociedad La Trinitaria, realizó una amplia labor de organización del movimiento en todo el Cibao (1838-1844).  Viajó a Haití para articular con los haitianos la aplicación en el Este insular del plan de La Reforma; febrerista de primera línea, con un disparo de mosquetería en la Puerta de la Misericordia dio avisó del inició de la insurrección contra los haitianos la noche del 27 de febrero de 1844; fue desterrado por cuatro años en 1844, retornando al país después del decreto de amnistía del presidente Jimenes de fecha 26 de septiembre de 1848; en 1849 enfrentó en Azua al general Souloque junto al gral. Duvergé; desempeño varios cargos públicos, desde Secretario personal de Santana (1849), Secretario de Estado de Hacienda y Comercio en el gobierno de B. Báez (1849), Comandante de Armas, y, Gobernador de Santo Domingo; desempeñó funciones diplomáticas: nombrado Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario ante el gobierno español (11 de diciembre de 1853), gestiona ayuda para el país, amenazado por los haitianos; también desempeñó las importantes funciones de Ministro de Guerra (1855), de Guerra y Marina (1857); en 7 de enero de 1860 fue arrestado por Santana y encerrado en la cárcel del Homenage por 72 días, siendo luego desterrado a Saint Thomas; retorna a la patria en vísperas del grito de Capotillo, en 15 de agosto de 1863; se destaca militarmente en la lucha contra los españoles; fue Ministro de Guerra restaurador (1863), estratega de la guerra contra España, y Vicepresidente en el gobierno de don Benigno Filomeno de Rojas (1864). 

No hay comentarios: